Tierra y Saturno no se escuchan

Érase una vez dos planetas que estaban tan lejos el uno del otro que no podían escucharse. Se llamaban Tierra y Saturno y ambos vivían en el espacio.

Tierra había notado, desde muchos siglos atrás, que Saturno le miraba fijamente para comunicarse con él pero Tierra no le escuchaba y cada día, daba vueltas sobre sí mismo buscando la manera de hacerlo.

En el espacio vivían más planetas pero ninguno de ellos podía comunicarse hasta que, de repente un día, todo cambió.astronauta Tierra y Saturno vieron un objeto blanco y pequeño flotar por el espacio, entonces se miraron sorprendidos. En ese momento, el objeto se aproximó a Tierra.

– ¿Y tú quién eres? —le preguntó el planeta Tierra.
– Soy el astronauta Mario, he venido al espacio para llevar a cabo una misión muy importante —contestó el astronauta.
– Ah… ¿Y tú podrías llegar hasta aquél planeta tan bonito? —dijo Tierra.
– ¡Claro que podría! Soy astronauta…
– Me gustaría decirle tantas cosas… pero estamos demasiado lejos y no podemos acercarnos ni tampoco escucharnos.
– ¿Escucharos? No siempre es necesario… ¡hay muchas maneras de comunicarse! En La Tierra, hay personas que no oyen o no hablan y se comunican con gestos o con imágenes. También quienes están lejos, como vosotros, se comunican por escrito a través de cartas o correos electrónicos.
– ¡Pero nosotros no tenemos buzones ni ordenadores! —respondió Tierra un poco enfadado.
meteorito– Las personas siempre hemos tenido interés por comunicarnos —continuó el astronauta— y siempre hemos encontrado la maneraaaaaaaa…

En ese momento, pasó velozmente un meteorito que siempre pasaba por allí a la misma hora y su gran velocidad arrastró al astronauta tras de sí.

– ¡Claro! ¿Cómo no lo había pensado antes? —pensó Tierra en voz alta. Cada día le daré mis mensajes al meteorito para que él se los haga llegar a Saturno.

Tierra se sintió entonces aliviado, ¡al fin podría saber todo lo que Saturno quería decirle! Y es que todos necesitamos comunicarnos con los demás, por eso deberíamos ayudar a quienes quieren comunicarse con nosotros pero no encuentran la manera de hacerlo.

Basado en la idea de Mario Juan Flores (10 años): “que los planetas que no se escuchan consigan hacerlo”


Si te ha gustado este cuento, síguenos en facebook!

El hogar de Drop

Érase una vez una gotita de agua llamaba Drop que admiraba las estrellas. Drop vivía con un montón de gotitas en una gran nube que viajaba por el mundo. Cada día, nuevas gotitas llegaban y se quedaban a vivir en la nube. Otras se descolgaban al encuentro de un hogar mejor. Drop había visto el […]
leer más

El monstruo de pinzas afiladas

Érase una vez una piedra de color gris y forma ovalada a la que le encantaba admirar el mar. Se llamaba Códol y vivía en una playa poco frecuentada de una pequeña isla. Códol soñaba con poder bañarse en el mar, quería sentir el agua pero no podía moverse ya que no tenía patitas, así […]
leer más

Luck, el trébol de cuatro hojas

Érase una vez un trébol de cuatro hojas llamado Luck que vivía en un jardín repleto de tréboles de tres hojas. Ninguno de sus compañeros de jardín quería jugar con él, lo despreciaban por tener una hoja más. Sin embargo, Luck era muy feliz pues para él su cuarta hoja no era un defecto sino […]
leer más

2 comentarios en “Tierra y Saturno no se escuchan

  1. Pingback: Tierra y Saturno no se escuchan – lavidaesuncuento.es | Recursos TIC / TAC

  2. Pingback: Tierra y Saturno no se escuchan - lavidaesuncuento.es - Educacion enpildoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *