¿Qué educación quieres dar a tus hijos?

En mi opinión, todas las familias deberían plantearse esta pregunta cuando deciden tener o adoptar hijos y, sobre todo, ponerse de acuerdo en cuál será la base de su educación para evitar futuros conflictos (aunque no todos podrán evitarse).

Pero antes de elegir qué educación será la mejor para tus hijos, es importante tener claro qué es la educación.

¿Qué es la educación?

La Real Academia de la Lengua Española define la educación como:

– Crianza, enseñanza y doctrina que se da a los niños y a los jóvenes.
– Instrucción por medio de la acción docente.
– Cortesía, urbanidad.

Efectivamente, la educación no sólo habla de la transmisión de conocimientos sino, sobre todo, de la transmisión de valores. Si piensas en un niño educado seguro que te vendrá a la mente aquél que se tapa la boca cuando estornuda o dice gracias cuando corresponde. Eso está muy bien pero también es importante tener en cuenta que, si ser educado es ser respetuoso, para educar se debe entonces respetar al niño y conseguir que él se respete a sí mismo. La mejor manera de enseñar es pues con el propio ejemplo. No podrás esperar, por ejemplo, que tu hijo te escuche si tú no le escuchas a él cuando te necesita.

¿Qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de educar?

Una vez está claro esto, puedes comenzar a plantearte cuál será la mejor elección, en cuanto al estilo educativo, para educar a tus hijos. Para ello, me remito a un artículo titulado “La influencia de la educación familiar” que Sonia M. Blanco publicó en su blog “Hablando en confianza”:

No existe una guía eficaz y eficiente de cómo ser padres y madres que sirva por igual a todas las familias, pero sí debes tomar consciencia de la importancia de considerar varios aspectos a la hora de educar, por ejemplo:

1 – Intentar educar en el pensamiento crítico (entrando en contraposición por tanto con la idea de “niño/a obediente”)
2 – Tener en cuenta que el estilo educativo es una cuestión de elección, no una imposición, es decir, no tenemos por qué optar por un estilo simplemente porque sentimos que se impone de manera externa.
3 – Educar en la gestión emocional: identificación de emociones, observación de los diversos grados de expresión, desarrollo de nuestra propia gestión emocional para ofrecer un correcto ejemplo, etc.

Por último, si tu objetivo definitivo en cuanto a la educación de tus hijos es que sean felices. (En mi opinión ese debería ser el único objetivo posible). Entonces es muy importante que tengas en cuenta el desarrollo personal del niño. Para ello deberás educar basándote en el autoconcepto, la autonfianza y la autoestima; los tres “autos” a los que también hace referencia Sonia M. Blanco en su artículo “La influencia de la educación familiar”:

AUTOCONCEPTO: aprender a conocerse a sí mismo/a puede considerarse la gran asignatura pendiente en nuestra cultura. Suele resultar complicado no dejarse arrastrar por la opinión del grupo, de tal forma que con demasiada frecuencia, tiende a absorber al individuo. Se trataría, por tanto, de tratar de potenciar el desarrollo de la inteligencia intrapersonal.

AUTOCONFIANZA: confiar en las propias posibilidades aprendiendo a establecer, para uno/a mismo/a, metas razonables y alcanzables, tendiendo al nivel más elevado que sabemos que podríamos alcanzar. Lógicamente, es necesario poseer un grado óptimo de autoconcepto, para no pretender metas excesivamente elevadas o irreales o excesivamente bajas (con la consecuente frustración en ambos casos).

AUTOESTIMA: difícilmente podremos llegar a conocer la estima hacia uno/a mismo/a o hacia las demás personas si no basamos la educación en la noción de respeto, entendido como el principio universal por el que debieran regirse el resto de valores humanos.

En definitiva, es importante que eduquemos con respeto y empecemos por enseñar a los niños a respetarse a sí mismos para que sean capaces de ser respetuosos con los demás.

Si estás interesado en leer más artículos relacionados, visita el blog “Hablando en confianza” http://http://www.soniahablandoenconfianza.blogspot.com.es


Si te ha gustado este cuento, síguenos en facebook!

El hogar de Drop

Érase una vez una gotita de agua llamaba Drop que admiraba las estrellas. Drop vivía con un montón de gotitas en una gran nube que viajaba por el mundo. Cada día, nuevas gotitas llegaban y se quedaban a vivir en la nube. Otras se descolgaban al encuentro de un hogar mejor. Drop había visto el […]
leer más

La sonrisa de Sofía

Érase una vez una niña llamada Sofía a quien le gustaba mucho reírse, sobre todo cuando su papá y su mamá hacían monerías para divertirla. Sofía era muy lista y ya se había dado cuenta de que cuando ella sonreía, o reía a carcajadas, los que la miraban también lo hacían. Ella reía mucho porque […]
leer más

Green y su hermanito Taxi

Érase una vez un coche llamado Green que tenía un hermanito pequeño al cual quería muchísimo. Un día, la mamá de Green le contó que su hermanito Taxi necesitaría su ayuda ya que era muy tímido. Green se sintió muy confuso, por eso quiso contárselo a sus amigos. – Estoy muy triste, mi mamá dice […]
leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *