El pimiento Yellow y su familia

Había una vez un huerto donde vivían un montón de hortalizas y cada semana nacían nuevos miembros. Habían tomates rojos, zanahorias naranjas, berenjenas moradas, calabacines verdes, cebollas granates y pimientos… unos rojos, otros verdes y sólo uno amarillo. Este pimiento amarillo se llamaba Yellow y siempre estaba muy triste. Las demás hortalizas intentaban animarle haciendo actividades en grupo cada día. Unos días se escapaban del huerto para visitar el parque y otros días cocinaban postres juntos o hacían juegos en equipo. El equipo que perdía debía dormir en el invernadero, ¡qué calor pasaban! De esta manera nunca dejaban de divertirse todos juntos. Las casas de las hortalizas tenían la puerta siempre abierta para los demás, todos se llevaban muy bien, eran una gran familia y eso era lo que hacía sentir triste a Yellow. Él era el único pimiento amarillo del huerto, por eso creía que no tenía familia. Las demás hortalizas no sabían qué podían hacer para verlo feliz, ya que para ellos era uno más. Hasta que un día Tomato tuvo una idea:

-¿Qué os parece si todos nos disfrazamos de pimiento amarillo durante una semana? —propuso Tomato—, tal vez así Yellow consiga ver más allá de nuestro físico y se dé cuenta de que le queremos —continuó.

Al resto de hortalizas les pareció una buena idea, así que comenzaron a coser sus propios disfraces. Yellow, cuando los veía coser ni si quiera preguntaba qué hacían, creía que estaban tramando algo en su contra. Por fin llegó el día, todos estaban preparados para ponerse el disfraz. Yellow quedó asombrado cuando los vio, no se dio cuenta de que se trataba de un disfraz y creyó que su familia de pimientos amarillos había venido a buscarle. Rápidamente corrió a abrazarles:

-¡He pensado en vosotros cada día! —les dijo.

Las hortalizas disfrazadas de pimientos se pusieron muy contentas al ver sonreír a Yellow. Pasaron una semana muy divertida todos juntos, Yellow cantaba cada día, bromeaba e incluso les daba un beso a cada uno cuando se iba a dormir. Al fin pasó la semana, era el momento de que las hortalizas se quitaran su disfraz pero tenían miedo de que Yellow se sintiera engañado. Se reunieron todos con él y antes de quitarse el disfraz le preguntaron cómo lo había pasado esta semana con ellos:

-¡Ha sido la mejor semana de mi vida! —afirmó.

Entonces se quitaron el disfraz, Yellow se quedó asombrado y se puso a llorar, todos pensaron que se sentía decepcionado, sin embargo, lloraba de la emoción al darse cuenta de que había pasado la mejor semana de su vida con las mismas hortalizas con las que convivía cada día sintiéndose un desgraciado. Con disfraz o sin él, ellos eran los mismos, su verdadera familia.

– Gracias —dijo Yellow.

– Sólo queríamos que te dieras cuenta de que tu familia es aquella que te quiere y te cuida —respondió Tomato.


Si te ha gustado este cuento, síguenos en facebook!

El hogar de Drop

Érase una vez una gotita de agua llamaba Drop que admiraba las estrellas. Drop vivía con un montón de gotitas en una gran nube que viajaba por el mundo. Cada día, nuevas gotitas llegaban y se quedaban a vivir en la nube. Otras se descolgaban al encuentro de un hogar mejor. Drop había visto el […]
leer más

La sonrisa de Sofía

Érase una vez una niña llamada Sofía a quien le gustaba mucho reírse, sobre todo cuando su papá y su mamá hacían monerías para divertirla. Sofía era muy lista y ya se había dado cuenta de que cuando ella sonreía, o reía a carcajadas, los que la miraban también lo hacían. Ella reía mucho porque […]
leer más

Green y su hermanito Taxi

Érase una vez un coche llamado Green que tenía un hermanito pequeño al cual quería muchísimo. Un día, la mamá de Green le contó que su hermanito Taxi necesitaría su ayuda ya que era muy tímido. Green se sintió muy confuso, por eso quiso contárselo a sus amigos. – Estoy muy triste, mi mamá dice […]
leer más

8 comentarios en “El pimiento Yellow y su familia

    • Muchas gracias por tu comentario Xesco, no se podría haber explicado mejor el mensaje que pretendía transmitir. Hay muchos tipos de familias y, como me dijeron el otro día dos amigos, Ainara y Fer: “los amigos son la familia que tú eliges”

    • Me ha encantado ,todos somos diferentes y el amor no tiene limites ,querer y que te quieran no es cuestión de parentescos ,solo de dar lo mejor que tenemos y darlo con el corazón y hay que ver más allá de la pura fachada ,mirar con los ojos del Alma.

      • Muchas gracias por tu comentario Maria Luisa, estoy completamente de acuerdo contigo. El mundo es como un espejo, cuando damos lo mejor de nosotros, recibimos lo mejor de los demás. Un abrazo.

  1. Hermoso cuento para los chicos que se sienten discriminados frente a las personas que aun no pueden aceptar que exiten familias
    no tradicionales….y que elegir en la familia que le brinda cariño no es traicionar a la heredada
    ES muy verdadero ” la familia son las personas que elegimos y no eligen y siempre son las de sangre”

    • Muchas gracias por tu comentario Mónica. Ojalá sirva de verdad para que los niños (y los adultos) abramos la mente y no juzguemos más a los nuevos tipos de familia emergentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *