categoría: cuentos juveniles

“La educación es el vestido de gala para asistir a la fiesta de la vida.”
Miguel Rojas Sánchez

El hogar de Drop

Érase una vez una gotita de agua llamaba Drop que admiraba las estrellas. Drop vivía con un montón de gotitas en una gran nube que viajaba por el mundo. Cada día, nuevas gotitas llegaban y se quedaban a vivir en la nube. Otras se descolgaban al encuentro de un hogar mejor. Drop había visto el […]
leer más

El monstruo de pinzas afiladas

Érase una vez una piedra de color gris y forma ovalada a la que le encantaba admirar el mar. Se llamaba Códol y vivía en una playa poco frecuentada de una pequeña isla. Códol soñaba con poder bañarse en el mar, quería sentir el agua pero no podía moverse ya que no tenía patitas, así […]
leer más

Tierra y Saturno no se escuchan

Érase una vez dos planetas que estaban tan lejos el uno del otro que no podían escucharse. Se llamaban Tierra y Saturno y ambos vivían en el espacio. Tierra había notado, desde muchos siglos atrás, que Saturno le miraba fijamente para comunicarse con él pero Tierra no le escuchaba y cada día, daba vueltas sobre […]
leer más

Luck, el trébol de cuatro hojas

Érase una vez un trébol de cuatro hojas llamado Luck que vivía en un jardín repleto de tréboles de tres hojas. Ninguno de sus compañeros de jardín quería jugar con él, lo despreciaban por tener una hoja más. Sin embargo, Luck era muy feliz pues para él su cuarta hoja no era un defecto sino […]
leer más

Arte románico para niños

Érase una vez un arco de medio punto que vivía dentro de una Iglesia románica en la Edad Media. Las columnas, decoradas con capiteles, lo sujetaban para que se mantuviera en pie. El arco de medio punto pasaba mucho tiempo durmiendo, pues las ventanas de la Iglesia eran tan pequeñas que apenas entraba luz y el […]
leer más

El Sol está enamorado

Érase un vez, un Sol amarillo muy brillante que todos los días se colgaba del cielo y pasaba horas y horas mirando a una flor de la cual estaba enamorado. Esta flor se llamaba Nastia, era un girasol precioso, con una melena de pétalos que impresionaba a cualquiera. Nastia siempre estaba en el mismo lugar, […]
leer más