Arte románico para niños

columna y capitelesÉrase una vez un arco de medio punto que vivía dentro de una Iglesia románica en la Edad Media. Las columnas, decoradas con capiteles, lo sujetaban para que se mantuviera en pie. El arco de medio punto pasaba mucho tiempo durmiendo, pues las ventanas de la Iglesia eran tan pequeñas que apenas entraba luz y el arco de medio punto creía que siempre era de noche;iglesia románica hasta que un día, oyó hablar a un monje sobre un claustro donde había una gran cantidad de arcos de medio punto. – Tal vez en ese claustro se encuentre mi familia —pensó— y desde aquél momento se mantuvo despierto, intentando averiguar cómo llegar hasta allí.

Un día, alguien entró a la Iglesia. El arco de medio punto pensó que tal vez podría indicarle cómo llegar al claustro.

​-¡Hola! —dijo el arco de medio punto.
​- ¿Quién habla? —contestó el campesino José, quien acudía cada semana a rezar a la Iglesia.

De pronto se escuchó un fuerte ruido, era el arco de medio punto acercándose al campesino José.

​- Soy el arco de medio punto y necesito tu ayuda.

José se asustó, pensó que había hecho el mal y el infierno había despertado. Su madre siempre le decía que si hacía el mal iría al infierno donde sería un desgraciado junto a los monstruos de piedra que había en la Iglesia. Si había llegado el momento ya no podía escapar.

– Soy el campesino José, cada semana vengo a rezar a la Iglesia, siempre trato de hacer el bien porque no quiero ir al infierno, los monstruos de piedra que hay en los muros me dan mucho miedo. ¿Eres tú el infierno? —dijo el campesino José con voz temblorosa.
– ¿Crees que me parezco? Yo sólo soy uno de los principales elementos de esta Iglesia Románica, soy el arco de medio punto. Te había visto por aquí algunas veces pero me daba pereza saludarte, esta oscuridad me cansa.
– ¿Te cansa? ¡A mi me da miedo! ¡Parece como si Dios estuviera siempre enfadado y por eso quisiera vivir en este lugar tan oscuro! —contestó el campesino José.
– ¿Eso crees? Yo he oído otra cosa… a veces oigo a los monjes hablar… ellos quieren que creáis que Dios es serio, poderoso y que os castigará si no hacéis el bien, parece que de esa manera consiguen que seáis fieles —afirmó el arco de medio punto.
– ¿Qué significa ser fieles? —preguntó intrigado el campesino José.
escultura– Quiere decir que haréis todo aquello que se pide de vosotros, sin poner queja. Además, dicen que sois analfabetos, que no sabéis leer ni escribir, por eso decoran mis capiteles, las portadas y las cornisas con monstruos de piedra, es una manera de mandaros mensajes a través de ellos. Quieren que penséis que Dios es sobrenatural y todopoderoso, que debéis hacer el bien para no ser castigados en el infierno… —explicó el arco de medio punto.
– Ni si quiera sé si hablar contigo está bien —respondió el campesino José inseguro.
– Nunca me he movido de aquí, quiero que me enseñes lo que hay fuera, a cambio yo puedo enseñarte muchas cosas de las que ves dentro de la Iglesia, ¡aquí todos son mis amigos!
– Empieza tú… —dijo el campesino José que todavía no se fiaba del arco de medio punto.
– Seguro que has andado muchas veces por esta Iglesia sin darte cuenta de que andabas sobre una cruz latina, la misma en la que murió Jesucristo. ¿Y conoces a la bóveda de cañón? Es mi mejor amiga, constituida por más arcos de medio punto como yo. A ellos también les gustaría encontrar a su familia. portada con arquivoltas¿Y la puerta de salida? Yo nunca la he visto pero dicen que tiene muchos arcos denominados arquivoltas, colocados de menor a mayor tamaño y progresivamente hundidos. Además pequeñas esculturas decoran cada uno de estos elementos, decoración que pretende educaros, como ya te he contado que escuché decir al monje.
– ¡Me alegro de conoceros a todos! —dijo el campesino José cada vez más confiado. Aquí dentro tienes muchos amigos —prosiguió— pero si quieres podemos salir, verás que no hay nada que desees ver. Todo son casas pequeñas, como la mía. Hechas de barro y madera. Son las casas de todos los analfabetos, como tú dices…
– ¿También los monjes viven en casas como la tuya? Ellos no son analfabetos —preguntó el arco de medio punto.
– ¡Claro que no! Ellos viven en una casa inmensa, todos juntos, desde mi aldea se puede ver a lo lejos. Su casa se llama monasterio, ¡es casi tan grande como nuestra aldea!, allí tienen Iglesia propia, cocina, huerto, ¡incluso un cementerio!
claustro– Y un claustro repleto de arcos de medio punto como yo. Allí deben vivir mis padres —dijo el arco de medio punto— ¿Me ayudas a llegar?

El campesino José asintió con la cabeza aunque en el fondo tenía miedo por si estaba haciendo el mal.

Cuando llegaron al claustro del monasterio, los padres del arco de medio punto corrieron a abrazarle y en seguida le hicieron un hueco entre ellos. Todos dieron las gracias al campesino, quien volvió a la aldea a contar a sus amigos que los monstruos de las paredes de la Iglesia sólo eran una forma de provocar su miedo.


Si te ha gustado este cuento, síguenos en facebook!

El hogar de Drop

Érase una vez una gotita de agua llamaba Drop que admiraba las estrellas. Drop vivía con un montón de gotitas en una gran nube que viajaba por el mundo. Cada día, nuevas gotitas llegaban y se quedaban a vivir en la nube. Otras se descolgaban al encuentro de un hogar mejor. Drop había visto el […]
leer más

El monstruo de pinzas afiladas

Érase una vez una piedra de color gris y forma ovalada a la que le encantaba admirar el mar. Se llamaba Códol y vivía en una playa poco frecuentada de una pequeña isla. Códol soñaba con poder bañarse en el mar, quería sentir el agua pero no podía moverse ya que no tenía patitas, así […]
leer más

Tierra y Saturno no se escuchan

Érase una vez dos planetas que estaban tan lejos el uno del otro que no podían escucharse. Se llamaban Tierra y Saturno y ambos vivían en el espacio. Tierra había notado, desde muchos siglos atrás, que Saturno le miraba fijamente para comunicarse con él pero Tierra no le escuchaba y cada día, daba vueltas sobre […]
leer más

3 comentarios en “Arte románico para niños

  1. Pingback: Proxecto “5º A na Idade Media” | riomaior3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *